El truco: como hice para viajar (casi) sin plata por el mundo

Todos los días cuando cuento que estoy viajando por el mundo, recibo siempre los mismos comentarios y son las preguntas que se siguen haciendo mis amigos, mis familiares, mi perro, incluso mis papás todavía no entienden: “¡Vos si que tenés plata para viajar!”, “¿Cuánta lana (plata) se necesita para hacer eso de los viajes?”, “Pero ¿y tú trabajas?”, “Oye, y ¿cómo le haces para viajar?”, y la que más me diverte: “Ahhh, y tus papás de qué trabajan para que viajes así?”.

No voy a juzgar a nadie porque son las mismas ideas que se me venían a la cabeza cuando me cruzaba con alguien que estaba haciendo lo mismo que yo estoy haciendo ahora. Tenemos la mente preparada para pensar in the box, y los parámetros de “vida” que manejamos son estudiar-trabajar-comprar casa/auto-casarse-tener hijos-morir.

Bueno, te voy a revelar el (o los) secretos de las Cangreburgers, o más bien contarte como hice yo para llegar a este resultado de manera concisa.

Lo que vas a leer ahora son datos puntuales en base a mi experiencia, pero si querés saber cómo me decidí a viajar, podes leerlo acá.

Mi situación al momento de viajar

Lo primero que debes pensar es que para viajar necesitas plata. Yo también escuchaba de viajeros: “bueno, pero no es tan caro, después te vas a dar cuenta”. Si! Todo bien! Pero una barra te la tenés que pagar! Un pasaje de un punto al otro de lo tenés que pagar! Un hostel te lo tenés que pagar! Yo no tengo amigos en todo el mundo! La verdad es que sí los tenés, pero todavía no te enteraste (:

* Vivía en Argentina: Este ítem ya condiciona todos los demás. Todos sabemos lo caro e inestable que es la situación económica en nuestro país y lo difícil que es tener una proyección de nuestros bolsillos.

* Soy bailarina: es decir que mi ingreso fijo provenía de clases de danza, con un plus de shows, publis y trabajos extras.

* Estudiante de una carrera en una universidad privada: el gran error de mi vida, tema aparte, que me costó unos cuantos miles de pesos extras a fin de mes, lo cual reducía considerablemente mis ingresos.

* Entrenaba en diferentes escuelas de danza: todos los que hagan o hayan hecho alguna actividad relacionada saben lo caro que es, y lo adictivo que se vuelve.

* Vivía con mis padres: ahí tenía un gasto menos, aunque perdía cuatro horas de mi vida viajando a Capital Federal a diario y mi SUBE caducaba día por medio.

* No tomaba cerveza ni fumaba: otro gasto menos, actualmente tampoco fumo. No toquemos la birra.

Es decir que mi sueldo era relativamente bajo en comparación con mis amigos que estaban trabajando para el estado y estudiaban en una universidad pública.

Cómo generé ingresos mientras viajé

Entonces, ¿de dónde saqué la plata? Como todos… trabajando.

A) Me anoté en un programa de Work And Travel USA: este fue mi punto de partida y lo que me permitió con una “mínima” inversión de ahorros previos, viajar a Estados Unidos, trabajar legalmente allá, y juntar algo más de plata. No era wow, EL MILLÓN, pero me podía servir para tirar un par de días más.

B) Bailé en la calle: Cada uno tiene sus habilidades y si todavía no sabes cuales son, te vas a ir dando cuenta con el correr de los días y las situaciones que vayas atravesando. En mi caso, jamás había puesto un pie fuera de un estudio de danza pero sabia que comprándome un boombox barato, pedía hacer plata en cualquier ciudad turística que pisase, aunque me corriera la policia. No sacaba como para mantener a una familia, pero cuando estas viajando tu objetivo pasa a ser recorrer lo mas que puedas. Con un ingreso mínimo que me permitiera comer ese dia, era suficiente.

C) Concocí un grupo de bailarines y nos pusimos a hacer shows: Las casualidades NO CASUALES de las que hablo en este post,  me llevaron a conocer mucha gente de mi ambiente y relacionarme con personas que tenían mis intereses. Así surgieron iniciativas como esta, para armar eventos y venderlos.

C) Limpié barcos: Esta fue otra de mis “changas” para juntar plata durante el viaje… al parar en Ibiza conocí una chica que me ofrecía limpiar barcos por 80€ el día… nada mal.

D) Saqué fotos: Tenía mi equipo fotográfico conmigo, y simplemente sacaba fotos desprevenidas a los turistas. Cuando era el momento, me acercaba y se las ofrecía a un precio especifico.

E) Hice mojitos en la playa: Como no podía trabajar legal en Europa (Creanme que lo intente fue imposible, incluso en temporada alta) mi única manera de generar ingresos era rebuscármela por mi misma. Con un amigo mexicano bartender que conocí, nos compramos un par de elementos y salimos a vender mojitos recién hechos a la playa. Implicó lidiar con los mojiteros de la zona, entre otros problemas, pero eso no quita lo bien que la pasamos.

F) Vendí tours y entradas para boliches: Con el correr de los días fui conociendo gente que me ofreció este tipo de trabajos a comisión con lo que tenia fiestas y alcohol gratis y podía generar un ingreso.

D) Me convertí en nómada digital: Existen páginas como UpWork o Fiverr, que te permiten trabajar online dependiendo de tus habilidades. Es una buena opción si querés viajar alrededor del mundo y generar un ingreso en el medio, aunque como todo, requiere de tiempo y dedicación.

Dependiendo del lugar, también trabajé como mesera, runner, ayudante de cocina, hay miles de cosas que podes hacer y que las vas a ir descubriendo a medida que viajes.

Gastos posibles

Ahora bien, una vez que tengas lo suficiente para un pasaje y algo para sobrevivir al principio, al momento de viajar los costos se incrementan por estas variables:

  1. Alojamiento
  2. Traslados
  3. Comidas
  4. Extras (tours, souvenirs, ropa, etc.)

Acá interviene la era de la comunicación que tanto ha facilitado mi vida y a la que le debo tanto. El truco está en combinar todas estas webs a medida que vas viajando para que funcione.

1. Alojamientos

  • Airbnb: Te permite alquilar un cuarto por unas noches. Más privacidad que un hostel, ¡y a veces incluso más barato! Para aprender más sobre Airbnb, hace click acá.
  • Couchsurfing:  A esta web le debo el 80% de mi viaje. Una página que conecta viajeros con locales y permite que estos últimos ofrezcan un sillón para dormir GRATIS por unas noches (sí, leíste bien), con el fin de afianzar el intercambio cultural y aprendizaje mutuo. Si querés aprender más sobre como viajar como yo usando CouchSurfing, hace click acá.
  • HostelWorld/Booking.com: Todos los hostels de la ciudad con reseñas de los propios huéspedes.
  • AgodaHostels baratos en Asia.
  • Casas de conocidos: Esta es la manera mas antigua y tradicional de viajar a bajo costo, preguntar todo el tiempo, por Facebook, en un bar, a amigos, si conocen a alguien en ese país que quieres ir que pueda hospedarte. Créeme que en la era del crowdsourcing, todos nos damos una mano.
  • Work Away/HelpX/World Packers: Estas son webs que te permiten hacer un voluntariado a cambio de alojamiento y comida, reduciendo mucho los costos de mantente en una ciudad. Es una buena manera de parar un poco la mente durante el viaje  y enriquecerte con la cultura del lugar. Podes trabajar desde en una granja, hasta en hostels.
  • Trusted House Sitters/ Mind my house: La cultura del “house sitting” merece un post aparte. Pero en resumen, una persona te presta su casa para que se la cuides mientras ella está de viaje. De esta manera, alimentando al perro y regando las plantas podes vivir sin pagar alojamiento unos meses en Italia, por ejemplo. Para aplicar, claramente necesitas un perfil completo y cumplir con ciertos requisitos. La persona que conozco más experta en esto es Magalí Vidoz, quien ha sacado hasta una guía oficial de como hacer House Sitting alrededor del mundo. Así promovemos el slow travel, y el contacto con la nueva cultura. Podes hecharle un vistazo a su blog que a mí me ha ayudado bastante!

2. Traslados

  • Hitchwiki: Excepto en países donde era peligroso para viajar a dedo, me sumé a la cultura del autostop para recorrer la mayoría del los países, conectando Europa con el cáucaso a dedo. Esta pagina te facilita la vida dándote toda la info que necesitás, juntando todas las opiniones de los viajeros sobre los mejores puntos donde pararte, que tan peligroso es, cuanto se tarda, donde poner tu carpa en caso que te agarre la noche. Si querés saber más de esta cultura, hacé click acá.
  • BlaBlaCar: App que permite conectarte con otra persona que haga el mismo recorrido que vos en auto, y compartir gastos hasta destino. Linda manera de conocer gente, y viajar de manera un poco mas “segura”. Lo bueno es que vas a poder planear de manera mas acertada a que hora vas a llegar a destino, y organizarte un poco mejor con los horarios.
  • FlixBus: Buses de bajo costo que unen distintas ciuades de europa. Existen traslados de hasta 1€.
  • GoEuro: App que compara entre Bla Bla Car, Bus o Vuelo, cual es la opción mas barata/rapida para viajar de un punto a otro.
  • SkyScanner/Momondo/Ryanair/Google Flights: Webs de aerolíneas low cost donde podes encontrar vuelos de hasta 2€ si enganchas alguna oferta de turno. Si quieres aprender más sobre las aerolíneas los cost, hace click acá.

3. Comidas

Todavía no existe ninguna web para conseguir comidas gratis, aunque en algunas ciudades existen “Free Food Tour”, como en Sofía, Bulgaria. Este va a ser el único “gasto” fuerte que puedas llegar a tener y que no podes obviar pero sí reducir. Siempre se puede comprar en un supermercado para abaratar costos, comprar algo de fruta para el camino y seguir o, aunque no muy recomendable, morir en algún fast food que esté cerca. Tiene en cuenta que muchas veces, los mimos locales que te alojen, haciendo dedo en la ruta, o personas que conozcas, mas de una vez te van a invitar una comida, o una cerveza. No te vas a bancar el viaje con esto, pero para que lo sepas (¡y aceptes con gusto cuando suceda!).

4. Extras

Siempre algún gasto demás vas a tener, un souvenir para la abuela, una nueva memoria para la cámara, un tour imperdible que es pago. Lo cierto es que en cada ciudad también tenés muchas opciones gratuitas que podrían serte útiles de las que podés enterarte, por ejemplo en Trip Advisor: una página con reseñas sobre cada lugar a visitar. Los propios viajeros te cuentan que les gustó más, por qué, y hasta dan un puntaje. Es una buena guía para revisar antes de mandarte al tour de un millón de dólares que quizás ni vale la pena pagar. 

Sumado a todos estos datos, también hay muchas apps que me hicieron el viaje mucho más fácil, ya sea para encontrar un buen restaurant donde comer, para buscar a qué hora pasa el colectivo en la ciudad hasta hasta para trabajar online desde cualquier parte del mundo y convertirme en un nómada digital. En este post, las detallo.

Con todo esto ya estás preparado para reducir considerablemente los costos de tu viaje. Es verdad que existen otras variantes como, en mi caso, ser mujer, ser rubia (aunque usted no lo crea), ser chica. Lamentablemente esto todavía sigue afectando a la hora de conseguir una cerveza gratis, un alojamiento a bajo costo o un traslado. Pero pensá que solucionando tu alojamiento con Couch Surfing, moviendote a dedo y cocinando en vez de comer afuera, tus gastos por día se reducen a una cerveza con amigos a la noche, o un bus dentro de la ciudad.

Por si todavía no te queda muy claro, vamos a poner un ejemplo de un día tipo.

Ejemplo de un día tipo

Al principio es un lío y no entendés nada, pero después te vas organizando y le agarras la mano. Supongamos que estás en Bruselas y en unos días querés partir hacia Amsterdam. Te levantás, tomas un café y ya a la mañana tirás request de Couchsurfing para los próximos días. Pueden pasar varias cosas (elige tu propia aventura):

  1. Te contestan, ya tienes alojamiento para los próximos 3 días en Amsterdam.
  2. No te contestan, vas evaluando alternativas en Airbnb a ver si hay algún cuarto barato.
  3. No te convence, usas HostelWorld para reservar.
  4. Conoces una piba en el supermercado que tiene una hermana en Amsterdam que te puede alojar (sí, estas cosas pasan).

Te fijás en Trip Advisor que hay para ver en la ciudad, y salís a recorrerla. Pasas un muy buen día pero te enteraste que mañana va a llover y encima te duelen los ovarios. Te vas de la ciudad al día siguiente… ¿cómo te trasladas? Con ayuda de Google Maps vas a poner como llegar desde dónde estás hasta Amsterdam para ver que tan lejos queda y por dónde te convendría agarrar. Otra vez, mas opciones:

  1. Hacer dedo, lo que implica meterte en Hitchwiki para ver qué consejos te dan otros viajeros sobre dónde hacer dedo en esa ciudad (y si es difícil, o peligroso).
  2. Chequear GoEuro que te compara la manera mas rápida/barata de viajar entre ciudades, quizás hay un Bla Bla Car a esa hora de la mañana que querés salir, te sale muy barato y no tenés la necesidad de perder tanto tiempo haciendo dedo.

Llegas a Amsterdam y repetís el proceso. La clave es dedicarle tiempo. No vas a estar todo el día con la pantallita del celu, pero si una o dos horitas a la mañana o a la noche, para chequear que todo esté bien, hablar con tu familia, evaluar opciones. También vas a tener que revisar cada tanto las apps de los low costs (quizás estás en un país donde hay una oferta de vuelos a la otra punta del continente por 2€ que podes aprovechar).

Tenés que estar atento todo el tiempo, con la gente con la que hablas, con las recomendaciones, preguntá, preguntá todo el tiempo. Nadie va a saber aconsejarte mejor que los locales. Por ahí conoces una chica que es fanática del jazz como vos y te cuenta que hay un festival a 15km del que no sabías. Entonces cambiás tu rumbo y te vas un día mas tarde. Todo es posible, y vas a ir guiandote por intuición. Créeme que cuando le tomes la mano, va a empezar a ser muy divertido.

Resumiendo

En conclusión, lo que podes hacer si realmente querés viajar sin plata (y es el consejo que quisiera que me hubiesen dado a mí cuando termine la secundaria) es trabajar un año, de lo que sea, donde sea, viví con tus papás, salí poco, no te compres ropa, y ahorrá, ahorrá, ahorrá.

Apenas juntes lo suficiente para un pasaje, COMPRALO. A dónde sea, el destino no es muy importante mientras salgas de tu zona de confort. Una vez en el camino, te vas a dar cuenta que no era tan difícil y con tal de seguir viajando, te la vas a rebuscar con la plata. 

Espero que te haya servido, ¡mucha suerte y a lanzarse!