Ya me decidí, ¿por dónde empiezo?

Que debés hacer

A nivel papeles, esto es lo que vas a tener que solucionar al momento de viajar. Tomá nota.

  1. Tomar la decisión: sacar pasajes a “algún lugar”
  2. Chequear si necesitas aplicar a una Visa
  3. Contratar un seguro de viaje

 

1. Tomar la decisión: sacar pasajes a “algún lugar”

La verdad es que no hay un orden correcto de cosas por hacer. La parte más difícil ya la pasaste: decidir que vas a viajar, el resto ya es fácil.

Hace unos meses yo estaba igual que vos, y un amigo mío viajero me dijo:

-Decime el primer país que se te venga a la mente.

-Ehhh… España.

-Ya tenes por donde arrancar.

-Pero no se nada de España.

-Justamente…

Al principio sentí que su manera de ver el mundo no era la misma que la mía y su respuesta era totalmente descabellada, pero como la mayoría de las veces durante

el viaje, terminé dandole la razón.

“Por dónde” no importa mucho. Solo saca un pasaje. A dónde sea.

¿Cuál es el vuelo más barato desde tu ciudad?

¿Dónde vive esa amiga lejana que siempre quisiste visitar?

¿Dónde está ese festival de Hard Rock que siempre quisiste ir?

¿Dónde nació tu escritor favorito?

El motor puede variar, no importa que lugar elijas, lo importante es salir de tu zona de confort (y esta frase cliché la vas a escuchar muchas veces).

Una vez que tengas el primer ticket en mano, vas a ir conociendo gente que te va a recomendar lugares y tus planes se van a ir adaptando en base a eso.

“Pero Caro… yo de verdad soy muy poco sociable, enserio, quisiera arrancar por Antártida o la isla Ohua’i en el medio del Atlántico. “

Bien, esta va a ser tu primer objetivo: abrirte y dejar que las cosas pasen. Forzate a hablar con gente, a preguntar, a empezar a encender tu curiosidad por todo lo que te rodea. Volvée a ser un niño y cuestionate por qué el cielo es celeste.

Sé que suena un poco loco no planear nada, comprar un pasaje e irte. Pero vas a tener que tener un poco de confianza en vos mismo (cualidad que vas a ir incrementando con el correr de los días), en que vas a saber como resolver cierto tipo de situaciones.

Una vez me quedé atrapada en un aeropuerto fantasma cerrado a las doce de la noche a 80km de  París. Antes pensaba que tener que volverme sin plata era lo peor que me podía pasar. Juro que dormir en la calle en un pueblo en el medio de la nada con frío y miedo, es mucho peor.

Si no tenes mucha plata, podes empezar en tu propio país, no hace falta que te vallas a la otra punta del mundo.

2. Chequear si tenés que aplicar a alguna Visa

Algunos países restringen su entrada a los extranjeros, esto significa que vas a tener que aplicar a un permiso especial para poder entrar. Pero no desesperes, en la mayoría de los lugares no vas a tener problemas con el ingreso y podes circular libremente.

Si sos Argentino, esta es una guía de los países donde necesitás un visado para el ingreso.

Como podras ver, hay tres tipos de visado:

  • On arrival: la podes sacar en el mismo aeropuerto cuando llegás.
  • Electronic: se puede gestionar online.
  • Regular: la tenés que gestionar con anticipación en el consulado específico de ese país, por ejemplo para entrar a USA o Canadá.

¿En Europa funciona igual?

Sí, en teoría no necesitás ninguna Visa especial,  y podés permanecer hasta 90 días como turista. Aun así hay una zona especial llamada “Zona Shengen” por la que podes circular libremente, y otros países donde vas a necesitar que te sellen cada vez que entras o salís. Para aprender más de la zona Shengen y despejar todas tus dudas sobre Europa, te recomiendo que leas este post.

3. Contratar un seguro de viaje

¿Para qué sirve un seguro de viajes? ¿Son caros? ¿Es necesario contratar uno? Sí.

Cuando viajamos, estamos constantemente expuestos a cosas que nos puedan suceder. Desde hacer surf y quebrarnos una pierna, a que te pique un mosquito y te agarre una infección.

Un seguro de viajes puede :

  • Compensarte económicamente para cubrir tus gastos en caso de accidente.
  • Enviar una grúa.
  • Conseguirte una ambulancia en cualquier lugar.
  • Asistirte telefónicamente ante cualquier problema.
  • Cambiar tu pasaje de retorno.
  • Encontrarte alojamiento de emergencia ante algún incidente.
  • Cubrir tus gastos en medicamentos.
  • Enviarte documentos importantes.
  • Enviarte dinero lo más rápido posible ante una pérdida.
  • Cubrir gastos odontológicos.
  • Asistirte en caso de enfermedad.
  • Repatriar restos al país de origen.

Entre otras cosas. Todo depende del tipo de seguro que contrates.

A la hora de buscar uno, las opciones son miles y vas a recibir miles y miles de mails ofreciendote ofertas. Una de las opciones que recomiendo es buscar en www.aseguratuviaje.com, donde podes comparar los distintos serivicios y elegir el que más se adapte a tus preferencias.

 

Bonus optativo

  1. ¿Reservar hostel?
  2. ¿Armar itinerario?
  3. Contratar un paquete
  4. Research

Todos los detalles que puedas anexar a tu plan de viaje ahora dependen  de vos. Tanto como hacer una reserva para los primeros días, elegir que ciudades visitar, leer miles y miles de comentarios sobre esa ciudad antes de viajar. Acá van mis consejos personales al respecto.

  1. Reservar hostel: Es recomendable hacer una reserva para los primeros días, sobre todo si nunca viajaste antes y no sabes con que te vas a encontrar. Para eso solo basta con entrar a Booking.com o Hostelworld, elegir a donde vas a ir y gestionar la reserva online. No recomiendo reservar para los proximos destinos porque, como mencioné anteriorimente, van cambiando todo el tiempo.
  2. Armar un itinerario: Nos soy muy fan de los itinerarios porque todas las veces que intenté armar uno, algo aparecía que ma hacía cambiar los planes. Así fue como terminé volando a Sofia, Bulgaria, casi cuatro veces porque los vuelos de ahí eran baratos y me servían para conectar diferentes ciudades. Lo que podés hacer es tener una idea de mas o menos el recorrido que querés hacer, pero no armes con detalles de fechas de salida y llegada. Va a condicionarte. No obstante, si realmente querés hacer un viaje con varios destinos, te recomiendo páginas Skyteam donde por un precio más económico podes comprar un ticket con hasta 15 destinos para dar la vuelta al mundo.
  3. Contratar un paquete: DEFINITIVAMENTE NO. Si hay algo que NO vas a hacer es pagarle a alguien para que te diga qué ver. ¿Cómo una empresa puede saber que es lo que más te va a gustar de cada ciudad? Fui a la torre Eiffel porque “había que verla” y la verdad hubiese preferido quedarme tomando un café con mi amigo Eithan, que conocí tocando la guitarra en el Pont Neuf.
  4. Research: Esto ya queda en vos. A mí me gustaba mucho llegar a la ciudad sin saber nada, sin suponer siquiera lo que me podía encontrar. Así es como descubrí países como Georgia, o Hungría que jamás en mi vida pensé que iba a pisar, y que realmente no entiendo como nos son más turísticos. Me dejo sorprender y la sensación de no haber visto ni una foto, y comparar con lo que tenía en mente, ¡se siente increible! Sin embargo hay otros que, por su historia, quiero investigar un poco antes. Mexico, por ejemplo, tiene una carga Maya muy pesada. Yo no tenía ni idea quienes eran los Mayas antes de llegar. Pero a decir verdad, recorrer las ruinas sin tener idea de que estaba viendo no fue lo mismo que con un backround de respaldo (aplicable a museos también).